Peligros que ocultan el polvo de tu casa

A menudo consideramos el polvo un problema estético, pero…. ¿De qué está formado el polvo? ¿Qué contiene?

Lo que habitualmente conocemos es que el polvo puede ser dañino para nuestra salud.

Según el Grupo de Trabajo Ambiental de EWG , el polvo doméstico es una mezcla compleja de cosas: desde células de la piel, caspa de animales domésticos, tierra traida de fuera en los pies, hasta fibras de textiles, esporas de hongos y partículas diminutas que pueden incluir sustancias químicas nocivas.

Cuanto mas diminutas son las partículas más perjudiciales son pues alcanzan los pulmones pudiendo llegar hasta los bronquiolos, de ahí su impacto en salud.

Muchas de estas sustancias las eliminamos diariamente pero otras muchas son persistentes, es decir, no se degradan o se bioacumulan en el cuerpo.

Un estudio realizado por el Silent Spring Institute  identificó 66 compuestos que actúan como disruptores hormonales en los análisis realizados en el polvo doméstico.

¿Cuales son las sustancias tóxicas más preocupantes presentes en el polvo del hogar?

Retardantes de llama
Usados frecuentemente en muebles, sofás, textiles y material electrónico, para evitar que ardan.  Algunos se clasifican como posibles cancerígenos y otros se relacionan con retrasos del desarrollo neurológico cuando la exposición es en el embarazo e infancia.

Sustancias perfluoradas
Son compuestos de flúor y carbono, que se utilizan frecuentemente en las prendas impermeables, disolventes, el teflón de utensilios de cocina, el velcro o como retardantes de llama. Son muy persistentes y se asocian a diversos tipos de cáncer.

Plaguicidas
Utilizados en interiores y exteriores, que llegan a casa en zapatos, ruedas de cochecito, etc

Por todo esto, consideramos el polvo un contaminante ambiental.

Como siempre recordamos, ¡¡¡CUIDADO si hay niños o bebés en casa!!!.

Cómo reducir la exposición al polvo doméstico y mantener a raya los tóxicos

Limpiando habitualmente el polvo

Limpia en húmedo los aparatos electrónicos frecuentemente

Aspira las alfombras con frecuencia

Lava las manos, sobre todo las de los niños, frecuentemente.

Evita, en la medida de lo posible muebles y textiles peligrosos

Abre las ventanas

Loading...

Leave a Comment